Castellon interior, poblado medieval y minas de hierro

Dificultat: Baja. Apta para todas las edades.
Punto de Partida: Alcossebre
Hora de salida: 9:00
Hora de vuelta: 21:30
Precio: 45 € (I.V.A Incluido)

Constituye toda una aventura adentrarse en el Maestrazgo histórico, tierras singulares con un pasado en común que se remonta a los tiempos de las antiguas órdenes militares del Hospital, del Temple y de Montesa. No es difícil, en estas tierras marcadamente montañosas y de gran atractivo paisajístico, observar vestigios del pasado en el arte de sus gentes, en sus tradiciones, en los numerosos castillos, ermitas, y en los cascos antiguos de sus pueblos. El Maestrazgo y sus gentes han mantenido la herencia recibida de su pasado casi intacta, y lo comprobarás por tí mismo en esta incursión que te llevará a conocer de primera mano curiosos aspectos de sus medios de subsistencia y sus modos de vida.

Desde el punto de partida, a las 9 de la mañana, dejaremos las tierras llanas del litoral para adentrarnos en el agreste interior castellonense, donde la transición del clima mediterráneo al continental permite sentir una mayor frescura en el ambiente.

Para empezar, nos adentraremos en unas antiguas minas de hierro, testimonio de las penurias que vivieron los habitantes del lugar cuando, medio siglo atrás, las inclemencias meteorológicas les hicieron imposible subsistir por medio de la agricultura. Durante los 90 minutos que dura la visita, aliviados por las agradables temperaturas que nos proporciona el subsuelo, nos asombrarán las explicaciones de la guía y de los propios mineros acerca de la dura rutina de los trabajadores en su lucha diaria para procurarse el pan.

La siguiente escala en nuestra incursión por tierras del Maestrazgo nos llevará a conocer, en una masía familiar ubicada en un entorno privilegiado, el cuidado tradicional de ovejas para la producción de leche y la posterior elaboración de postres como la cuajada, siguiendo la receta tradicional del Maestrazgo. En la degustación, podrás comprobar cómo ese saber hacer tradicional, transmitido cuidadosamente de generación en generación, se traduce en la calidad de sus productos.

Llegado el mediodía, nos acercaremos al ermitorio de Sant Pau (siglos XVI-XVII), declarado Monumento Histórico-Artístico Nacional, en cuyo fabuloso entorno, y a la sombra de una magnífica chopera centenaria, repondremos fuerzas comiendo una auténtica paella valenciana y descansando en este ambiente tan apropiado.

Desde Sant Pau, con las fuerzas repuestas, nos dirigiremos a la bella población de Culla. Por el camino podremos apreciar cómo el interior montañoso sustituye los bosques de pinos por magníficos encinares y robledales de una antigüedad considerable. Un alto en el camino nos permitirá observar un ejemplar de encina catalogado como árbol monumental.
Ya en Culla, una visita guiada por el casco antiguo, que conserva su trazado medieval, como nos revelará al detalle su rica historia y su patrimonio.

Dejaremos Culla para acabar nuestra excursión en la fuente de En Segures de Benassal, un bello rincón destinado al turismo de reposo y de salud, enmarcado en un entorno singular por su clima húmedo, que permite un paraje verde y arbolado. Destaca el agua que mana de sus fuentes, por sus propiedades minero-medicinales.